HABLEMOS DE RESIDUOS (III)

Bidones contenedores de residuos
En el análisis de los residuos peligrosos llegamos en este tercer escrito a los productos fito-sanitarios. Como en el resto de residuos peligrosos, aceites y lubricantes, las variaciones en la legislación han sido muchas en los últimos años, y cada vez es más estricta y con sanciones más duras para los infractores.
Estos cambios han provocado que muchos profesionales agrarios, por ignorancia, hayan sido sancionados con multas muy elevadas y desagradables por pequeños matices o necesidades de cambio en el uso y la conservación de estos tipos de productos.
Para evitarlo, lo mejor que se puede hacer es preguntar a la Administración. En el caso de España, las ordenanzas y decretos los dictan el Estado y las comunidades autónomas, de acuerdo con las directrices que le marca la CE.
A grandes rasgos, estas normativas se centran en la compra de los productos, que el agricultor o ganadero ha de tener siempre muy documentado, las zonas de uso en las que pueden utilizarlos y la conservación de los mismos.
Los productos fito-sanitarios deben de estar siempre bien resguardados. Por ello, es necesario que cualquiera que los utilice tenga unas instalaciones apropiadas.

Consejos

Según un detallado estudio de la Universidad de Salamanca sobre residuos peligros, cuando se manipulan éstos productos, sean del tipo que sean, se han de tener muchos aspectos en cuenta. A modo de consejos sugiere para los profesionales algunos de ellos que reproducimos:
  1. Tener muy claro el envase que se utiliza a la hora de almacenarlo y asegurarse que esté debidamente etiquetado.
  2. Estos envases han de permanecer siempre cerrados y sólo se abrirán en tiempo imprescindible para introducir más residuos.
  3. Los envases no se llenarán más del 80 por ciento de su capacidad para evitar salpicaduras, derrames o sobrepresiones.
  4. Los residuos de los cuales se desconozcan sus propiedades deben considerarse siempre como peligrosos y han de tomarse las máximas precauciones.
  5. Siempre debe evitarse el contacto directo con los residuos, utilizando los equipos de protección adecuados (mascarillas, guantes, vestido, calzado, etc…) a las características de su peligrosidad.
  6. Los residuos sólidos nunca se compactarán.
  7. El transporte de envases de más de 30 litros se realizará en carretillas para evitar riesgos de rotura, derrame, etc…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *