HABLEMOS DE RESIDUOS (II)

Residuos en traspaleta
Después de las definiciones de los tipos de residuos del anterior blog vamos a centrarnos en los que más importan a los profesionales agrícolas. Los residuos naturales, los propios de la explotación agrícola, los fito-sanitarios y los habituales de toda labor profesional.
Empezar por los residuos naturales u orgánicos en el sector agrícola es hacerlo de muchos productos variados. Desde los purines hasta los desechos de poda pueden ser considerados como tales y en muchos casos tienen diferentes destinos y usos. Por norma no son considerados como vertidos y son muy propensos a su reaprovechamiento.
Antiguamente muchos de estos residuos naturales se reutilizaban en beneficio de próximas cosechas. Tal es el caso de la paja, restos de labores de poda o los excrementos del ganado que se utilizaban para dar de comer a los animales de labranza, para calentar casas y como abono de campos. En la actualidad este tipo de salidas se han disminuido, ya que casi ha desaparecido la utilización de animales en las labores agrícolas y las explotaciones ganaderas utilizan piensos compuestos para alimentar a sus ganados. La utilización de los excrementos para la fabricación de gas metano por procesos de fermentación, es una nueva alternativa para las explotaciones.

Pero son muchos los residuos propios de la labor agraria que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente y que necesitan de un protocolo de actuaciones.

Pictoramas CEE

 

Entre los residuos inorgánicos y que necesitan atención se encuentran plásticos, lubricantes, y residuos peligrosos como productos fitosanitarios o residuos de lubricantes usados.
Según la legislación vigente, son los productores los que tienen la obligación de asegurar que su labor no afecte al medio ambiente. Según la CEE siempre que se utilicen productos peligrosos es necesario que estos estén totalmente identificados, se utilicen en zonas preparadas y se especifique claramente su contenido. Además en algunos casos han de tener control de uso y de retirada.
Para su identificación se han establecido una serie de pictoramas, que deben colocarse en los bidones, envases o contenedores en los que se encuentran estos productos.
Las sanciones o multas por no utilizar correctamente los denominados productos peligrosos pueden ser muy altas. En algunos casos se incluye prisión y el pago de hasta el triple de lo que puede haber supuesto las pérdidas económicas de las zonas afectadas.
Ahora analizaremos los principales productos peligrosos que pueden utilizar los profesionales agrarios en sus labores cotidianas y que se centran en aceites, combustible y productos fitosanitarios.
Aceites
En el caso de los aceites que se utilizan para maquinarias y vehículos, deben de guardarse en lugares apropiados tanto antes de usarse como después. En este caso puede hacerse en contenedores o bidones apropiados, siempre que no tengan fugas.
La retirada de los aceites usados ha de hacerse a través de un Sistema Integrado de Gestión (SIG). En España el más habitual y el que proponen los principales fabricantes de combustibles es SIGAUS. A la hora de comprar el aceite, se paga un canon al Sistema Integrado de Gestión, que permite la retirada gratuita del mismo y que reaprovecha para otros usos. La retirada debe ser solicitada por los profesionales o un gestor autorizado.
Combustible
La necesidad de utilizar maquinaria para las labores agrarias supone también la adquisición de combustible. En este caso, lo más utilizado es el diésel. Aunque lógicamente, el combustible se consume, si hay que tener en cuenta que el transporte en depósitos está muy regulado y vigilado. Los tanques para albergar diésel o los depósitos GRG para llevarlo hasta las máquinas y tractores han de contar con las revisiones oportunas. Así mismo se ha de registrar la compra del carburante y su documento de transporte. Las sanciones por no cumplir las normas son muy altas.
En el próximo post analizaremos los residuos de productos fitosanitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *