DESBROZADORAS: CONSEJOS PARA SU USO

Desbrozando
Disponemos de una desbrozadora y comenzamos nuestra labor. En unas líneas os ofrecemos algunos consejos de uso y mantenimiento de estas desbrozadoras y motosegadoras de desbroce de hierbas y maleza.
  1. Hemos de tener claro los preparativos. Es bueno antes de arrancar la máquina que nos aseguremos que contamos con todo. Es decir, los accesorios, hilo y disco suficientes para realizar toda las tareas y no tener que interrumpir la labor. Antes de arrancar, no va mal echarnos a nosotros mismos un vistazo. Aunque apriete el calor es bueno ir con ropa gorda, así se evita que el desbroce pueda atravesar la ropa. A buen seguro, pocos pueden decir  que esto no les ha ocurrido alguna vez. También es indispensable el uso de máscara para la cara y cascos para tapar los oídos, si no quieres tener un accidente.
  2. Vamos a arrancar el motor. Lo primero ver que los arneses están bien sujetos y que podemos movernos con comodidad. Si vas a estar mucho rato desbrozando, es bueno disponer de una faja o cinturón protector para la espalda, brazos y hombro. Al final del día, el cuerpo lo agradece.
  3. Antes del encendido hay que comprobar que no tenemos a nadie cerca. Las marcas especializadas recomiendan al menos diez metros de distancia. No sólo por el peligro de la máquina sino también por los saltos del desbroce.
  4. Iniciamos la labor. Si nuestro desbroce es de zarzas de hasta un dedo de anchas, se puede utilizar el hilo. En caso de que sean más gruesas hay que poner la cuchilla.
  5. Si el terreno es con altibajos, el desbroce siempre es mejor hacerlo de arriba a abajo. Se evita que las hierbas y malezas salten menos y tengan menos posibilidades de llegar a la cara del operario.
  6. No subas la desbrozadora por encima de la cintura y nunca por encima del hombro. No están programadas para ella y nadie te quita de una “ducha de maleza y polvo”. Además corres el peligro de caer con la máquina encima.
  7. Si trabajas con disco o con hilo de nylon no es bueno acercarse mucho a los árboles frutales jóvenes. La máquina puede cortar el flujo de la savia y secarlos.
  8. Es obvio que si ha de cambiarse el hilo o la cuchilla. No sólo basta con que el aparato esté apagado, sino completamente desconectado para evitar sustos mayores.
  9. La cuchilla o disco hay que usarla con cuidado. Si sabemos que no hay piedras excesivamente grandes en la zona que desbrozamos. Son muy sensibles y sirven para matorrales espesos y leñosos.
  10. Si una vez recortada se va a recoger el desbroce, el corte es mejor hacerlo a ras de suelo para dejar los tallos intactos. En caso contrario es bueno hacerle una segunda pasada para facilitar después el crecimiento de la planta nueva que vas a plantar.
Esperamos que os sea de interés y utilidad estas líneas. Si tenéis algún otro consejo sobre el uso de desbrozadoras os agradecemos de antemano que los pongáis como comentario. De esta forma será cada vez más interesante para los lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *