DESBROZADORA: CONSEJOS PARA SU CONSERVACIÓN

Hombre desbrozando
Hemos tenido unas intensas jornadas de limpieza del terreno y toca guardar la desbrozadora. En estas líneas expondremos unos consejos para su buena conservación y mantenimiento. Así el año que viene cuando la tengamos que utilizar más tendremos la casi seguridad de que se encuentra en buen estado y podremos arrancarla sin mucho esfuerzo.
  1. Después de haberla hecho trabajar, la desbrozadora necesita siempre una limpieza a fondo. Como toda máquina que queda en reposo, es bueno hacerlo para asegurarnos que no queda entre la máquina pequeños restos de desbroce, aceite o combustible que pueden introducirse dentro del motor y mecanismos y perjudicar el rendimiento de la máquina.
  2. Dentro de estas labores de limpieza, ha de tenerse especial cuidado con los filtros y bujías. Los primeros suelen ser fáciles de sacar y en muchos modelos pueden limpiarse con agua. El caso de las bujías es más difícil. No siempre se tienen a mano y han de limpiarse con un trapo. En este caso es aconsejable ver si se conserva bien. También comprobar que no estén húmedas, lo que haría que el motor no arranque, ni con restos de grasa y combustible.
  3. Tras la limpieza es bueno hacer un repaso intenso de toda la maquinaria para comprobar que no hay partes dañadas o sueltas. En caso afirmativo es necesario repararlas antes del guardarla. Así se asegura que podrá funcionar cuando se necesite.
  4. En el caso de las desbrozadoras es prioritario que a la hora de guardarla se extraiga todo el combustible del depósito y del interior del motor. No hacerlo puede provocar el riesgo de que durante tanto tiempo se vaya filtrando por el motor y deje posos que, seguro, perjudican el funcionamiento del motor y dan más de un susto cuando se arranca de nuevo. Un truco que aconsejan los expertos es que tras retirar el combustible es bueno arrancar la desbrozadora para agotar el combustible que queda desde el manguito del depósito hasta la bujía.
  5. Es aconsejable aplicar aceite anti-oxidante sobre las partes de metal de la desbrozadora como el cable de válvulas y motor. De esta forma evitaremos sustos.
  6. A la hora de guardarlo hay que buscar un sitio seco, nada húmedo. Eso facilitará la conservación de la desbrozadora. Ese espacio ha de estar alejado de zonas en las que puede haber lubricantes, grasas y sobre todo chispas. Algunos agricultores expertos sugieren que la desbrozadora se guarde entre plásticos y en su caja de cartón. De esta forma se asegura que no entre polvo ni tampoco se condense humedad.
  7. Como toda máquina con motor, mientras está en reposo no conviene que tenga movimientos ni se volteé. Por ese motivo interesa que esté en un sitio fijo con pocos movimientos.
  8. Los fabricantes de desbrozadoras manuales aconsejan que de forma periódica se arranque la máquina cada 45 ó 60 días. Para ello pondremos poco combustible porque se trata simplemente de comprobar que funciona correctamente. Estos arranques de prueba pueden ser buenos para desbrozar pequeñas zonas hasta la llegada de la primavera en la que estas máquinas suelen tener mucho más trabajo.
Esperamos que estos consejos os sirvan y como siempre estamos abiertos a vuestros comentarios para ir ampliando consejos que benefician a los lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del tratamiento de datos: Conrado Chavanel, S.L.; Finalidad: publicación de su opinión acerca de los artículos publicados en nuestro blog; Legitimación: consentimiento; No se cederán datos; Derechos: acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación, oposición o retirada del consentimiento; para más información diríjase a nuestra política de privacidad.