CONSEJOS SOBRE LA COMPRA Y USO DEL VAREADOR (I)

Vareando olivas
Disponer de un vareador acorde a nuestras necesidades es fundamental para hacer una buena recogida de olivas. En el mercado hay muchos y muy buenos vareadores pero a veces, por sus medidas, peso o características no son lo más indicado para el trabajo que hemos de realizar con las olivas. Por ese motivo os sugerimos una serie de consejos que debéis tener en cuenta antes de optar por uno u otro.
  1. Hay que tener en cuenta la altura del vareador. De nada sirve disponer de uno de gran altura, aunque sea regulable, si nuestros olivos por el tipo de poda o variedad son más bien bajos. Lo que sobre, aunque pueda esconderse, supone un peso añadido.
  2. Otro de los aspectos importantes es el peso que puede tener el vareador. Hemos de tener en cuenta el tiempo que lo utilizaremos y la fuerza que hemos de hacer para llegar hasta las ramas más altas del olivo.
  3. Energía. El funcionamiento de los vareadores puede ser de diferentes tipos. Con combustible, preferentemente gasolina, con baterías incorporadas portátiles o externas. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes respecto a las otras. Las que se cargan aumentan el peso del vareador, pero las externas hacen que la movilidad sea menor.  Las que necesitan combustible hay que recargarlas y también tienen algo más de peso que las de baterías. Por eso hay es aconsejable tener una idea clave de lo que realmente necesitamos y de determinar la que puede irnos mejor en función de nuestras características y la orografía del terreno de nuestros olivos.
  4. Aunque sea obvio es bueno analizar la forma de vareo del cabezal. Las hay que por su forma de varear son más respetuosas con el árbol, otras que por su movimiento hacen que las olivas no salgan despedidas y su caída sea más cercana al tronco. El tipo de vareo, a veces en función de la poda que tiene el olivo, puede ser más efectivo que otro.
  5. La facilidad por adquirir accesorios, especialmente las varillas, es primordial. No pocas veces, la efectividad del vareo se ha resentido por culpa de la rotura de una varilla. En este sentido es bueno siempre disponer de algunas de repuesto durante las labores de vareo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *